Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Entrenamientos
para la Salud y la Vitalidad

Emociones. La causa de la mayoría de las enfermedades

Emociones. La causa de la mayoría de las enfermedades
Según el paradigma de la Medicina tradicional china, en nuestro cuerpo tenemos una red de meridianos por donde circula la energía.  Cuando la energía funciona correctamente por estos meridianos gozamos de buena salud; en cambio, si se producen bloqueos, puede aparecer dolor e incluso enfermedades a largo plazo. Cuando nuestra energía vital se debilita y se bloquea por diferentes causas (tanto internas como externas), esta no llega donde debería de ir de forma natural, ocasionando en algunos casos enfermedades infecciosas, problemas orgánicos o problemas emocionales o psíquicos entre otros.

Si te sientes cansado, triste, desmotivado, tienes problemas para dormir, no tienes la mente clara o estás enfermo, es muy probable que tu flujo de energía no esté funcionando bien.
 
La Medicina china considera que las emociones son la causa de la mayoría de las enfermedades,  ya que siempre estamos expuestos a emociones negativas; de ahí que la gente se ponga triste, nerviosa o ansiosa de forma constante y sin motivo aparente. Así pues, si estas emociones surgen de forma continuada o se quedan atrapadas en nuestro cuerpo durante mucho tiempo, acabarán interfiriendo en nuestro organismo y estaremos más predispuestos a sufrir enfermedades.

La medicina china clasifica las emociones en 5 categorías.
  • La alegría y a pena, relacionadas con el Corazón
  • La tristeza y la melancolía, relacionadas  con el Pulmón.
  • La rabia y la agresividad, relacionadas con el Hígado.
  • La ansiedad, la obsesión y la preocupación, relacionadas con el Bazo.
  • El miedo y la fobia, relacionadas con el Riñón.

Nosotros tenemos la capacidad natural de liberarnos de esas emociones negativas: gritamos cuando estamos enfadados, lloramos cuando estamos tristes y  reímos cuando estamos alegres. Pero, si estas emociones afectan a un órgano este puede que no esté  enfermo, pero va a estar más débil y trabajara por debajo de su nivel. Puede que nuestros órganos no estén débilitados, ni enfermos, sino que esten sucios y tengan demasiadas toxinas acumuladas. De este modo, si los limpiamos y los nutrimos ayudandonos de esta Técnica Energética van a funcionar mucho mejor.

Cuando  movemos la energía y  liberamos estos bloqueos, aumentamos el flujo de defensa  de nuestro organismo hacia las zonas dañadas, regulando los niveles energéticos para superar las disfunciones que presenta nuestro organismo en el menor tiempo posible.

Hay que tener muy presente que.

No es lo que vivimos lo que nos hace enfermar, sino como lo vivimos.